Su vida gira en torno a una cubeta de plástico luego de que su cuerpo diera un drástico cambio.

Rahama Haruna tiene 19 años, vive en Nigeria y sufre una extraña discapacidad que le impidió desarrollar un cuerpo. Solo mide unos pocos centímetros y no posee extremidades, excepto por su brazo derecho.

Cuando nació, los médicos de la zona indicaron que la enfermedad de Rahama Haruna no tenía remedio porque había “sufrido un ataque de espíritus”.

Su hermano de 14 años la carga y traslada en un balde color verde todos los días 25 kilómetros, para llegar a el centro de Kano, donde Rahama pide limosnas mientras los transeúntes se sorprenden y asustan al ver a alguien en semejantes condiciones.

(Visited 11 times, 1 visits today)

No te lo pierdas

Iglesia evangélica advierte que hombres que cocinen, laven o planchen pueden volverse gays

La Iglesia Pentecostal Renacimiento ha señalado en una reciente publicación que los hombres que cocinen, …